Las lenguas de signos son lenguas naturales que se perciben de forma visual. Son sistemas lingüísticos estructurados de carácter viso-gestual y espacial, y con una complejidad gramatical equivalente a las lenguas orales.

Las lenguas de signos son diferentes en cada país o región y no se reducen a meras traducciones de sus respectivas lenguas orales del entorno, sino que son lingüísticamente independientes.

Las lenguas de signos son diferentes en cada país o región y no se reducen a meras traducciones de sus respectivas lenguas orales del entorno, sino que son lingüísticamente independientes.

La lengua de signos española, también llamada LSE, es la primera lengua de muchas personas sordas en España y en el mundo.

La lengua de signos española, también llamada LSE, es la primera lengua de muchas personas sordas en España y en el mundo.

Es una lengua regulada por la Ley 27/2007, de 23 de octubre, por la que se reconocen las lenguas de signos españolas y se regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas.

Es una lengua regulada por la Ley 27/2007, de 23 de octubre, por la que se reconocen las lenguas de signos españolas y se regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas.

¿QUIERES SABER MÁS SOBRE LA LENGUA DE SIGNOS ESPAÑOLA?

Ir al contenido